Background Color:
 
Background Pattern:
Reset
BIOGRAFÍA DEL OBISPO ROBERT MCELROY
Bishop Robert H. Brom

Ordenado: 12 de abril, 1980
Nombrado Obispo Auxiliar de San Francisco: 6 de julio, 2010
Consagrado: 7 de septiembre, 2010
Sucedió como Sexto Obispo de San Diego: 3 de marzo, 2015
Instalado como Sexto Obispo de San Diego: 15 de abril, 2015

Robert W McElroy nació en San Francisco el 5 de febrero de 1954, hijo de Walter and Roberta McElroy, quienes hoy residen en Santa Rosa, California. . Siendo una quinta generación San Franciscano, el Sr. Obispo McElroy vivió en Daly City hasta los diez años de edad donde asistió a Our Lady of Mercy Elementary School. Su familia posteriormente se mudó a Burlingame, fue ahí donde el Sr. Obispo, sus tres hermanas y hermano asistieron y se graduaron de Our Lady of Angels School. Durante estos años, el Sr. Obispo McElroy sintió el llamado al sacerdocio y, después del octavo grado, ingresó a St. Joseph High School en Mountain View, el seminario de la Arquidiócesis de San Francisco. Al graduarse de St. Joseph, el Sr. Obispo McElroy decidió cursar estudios universitarios fuera del sistema del seminario. En 1972, ingresó a la Universidad de Harvard y se graduó tres años después con un título en Historia Americana. Luego ingresó a la Universidad de Stanford donde cursó estudios posgrado y en 1976 se recibió con una maestría en Historia Americana.

Al reingresar al seminario en el otoño de 1976, el Sr. Obispo McElroy asistió a St. Patrick Seminary en Menlo Park, Calif., y fue ordenado sacerdote en la Arquidiócesis de San Francisco el 12 de abril de 1980.

Su primera asignación fue en St. Cecilia Parish, lugar donde ambos padres del Sr. Obispo McElroy crecieron, asistieron su escuela primaria y se casaron. En 1982, el Sr. Obispo McElroy fue nombrado secretario del Arzobispo John Quinn de San Francisco, el mismo quien había sido el primer obispo auxiliar de San Diego. El Arzobispo Quinn le pidió al Padre McElroy que emprendiera estudios superiores en el campo de la Enseñanza Social Católica, fue así que el Sr. Obispo McElroy obtuvo una Licenciatura en Teología de la escuela Jesuita de Teología en Berkeley, un doctorado en Teología Moral de la Universidad Gregoriana de Roma y un doctorado en Ciencias Políticas de la Universidad de Stanford.

En 1989 el Sr. Obispo McElroy regresó al ministerio parroquial, donde sirvió como el vicario parroquial en St. Pius Parish en Redwood City. En 1995, el Arzobispo Quinn nombró al Sr. Obispo McElroy Vicario General de la Arquidiócesis, cargo que mantuvo bajo el Cardenal William Levada, sucesor del Arzobispo Quinn. En 1996, el Sr. Obispo McElroy fue nombrado Monseñor por San Juan Pablo II y fue nombrado párroco de St. Gregory Parish en San Mateo por el Cardenal Levada; aquí, el Sr. Obispo McElroy se desempeñó por más de quince años. Nombrado obispo auxiliar de San Francisco por el Papa Benedicto XVI el 6 de julio de 2010, fue ordenado por el Arzobispo George Niederauer en St. Mary’s Cathedral el 7 de septiembre de 2010. Fue asignado Vicario de la Vida Parroquial y Desarrollo de la Arquidiócesis y sirvió hasta su nombramiento como obispo de San Diego.

McElroy es el autor de dos libros-The Search for an American Public Theology and Morality and American Foreign Policy y ha escrito una serie de artículos en America magazine sobre el tema de la Enseñanza Social Católica. El Sr. Obispo McElroy es el vice presidente de la Conferencia Católica de California y sirve en la Conferencia Nacional de Obispos en el comité de administración, el comité ecuménico, el comité de justicia doméstica y el comité de asuntos internacionales.

Al enterarse de su nombramiento como sexto obispo de San Diego, el Obispo McElroy comentó:

“Cuando yo era pequeño, mi familia solía ir a San Diego durante nuestras vacaciones de verano y me cautivaba la belleza y vitalidad de esta agraciada región”. “Durante mis años como sacerdote y obispo, continuamente me he visto sorprendido por esta misma belleza y vitalidad en la vida de la Iglesia Local-proclamando el Evangelio, abrigando a los pobres y a los marginados, fortaleciendo la vida familiar, promoviendo unidad en la fe y solidaridad en medio de una gran diversidad cultural”. “Ahora tengo el privilegio de ser un miembro y un líder en esta magnífica comunidad Católica y la sociedad que la rodea”. “No hay palabras para describir la tremenda alegría y gratitud a Dios que siento en este momento”.